Antonio Cuenca Ferrandiz – Cuaderno de ruta de una vida

Su herencia de sangre alcoyana -aunque natural de Elda- corriendo por las venas, le llevó en varias ocasiones a ser embajador de Moros y de Cristianos, a la vez que el negocio familiar le puso entre tacones casi toda su vida profesional, mientras, el tiempo libre desvelaba su afición por las instantáneas fotográficas en vocación, para al fin y a la postre ser su profesión actual. Diríase que la vehemencia, sobre todo para la familia, es una constante en este amigo de los postreros años.

2 comentarios en “Antonio Cuenca Ferrandiz – Cuaderno de ruta de una vida

Los comentarios están cerrados.