José Sáez Albertos

Los primeros recuerdos que tengo de él, traen a mi memoria la imagen de un señor siempre trajeado de carácter aparentemente serio y siempre muy ocupado en sus múltiples tareas profesionales.

Tuve la suerte de conocer a ese otro José Sáez, Pepe, como a los amigos nos gusta llamarlo, durante los preparativos de la celebración del 75 Aniversario de la Coronación de nuestra Patrona. Aquí mis recuerdos me llevan a lo alto de un andamio, donde un señor, ahora sin traje y mucho más sonriente y distendido, colaboraba en la preparación del altar de la Virgen, intentando vencer su miedo a las alturas. Y creo que ese es el único miedo que le conozco…

Emprendedor donde los haya, a lo largo de su vida ha estado al frente de múltiples trabajos, de entre ellos destacar su paso por la industria almanseña del calzado de la mano de Florencio, su padre, y de su hermano Paco, siendo unos de los pioneros en la exportación a Estados Unidos de zapato de caballero.

Durante estos últimos años su vida profesional se ha centrado en una de sus pasiones: el campo… trabajo que me atrevería a decir lo llena de gran satisfacción. El cuidado de sus tierras y de sus vides le dieron la posibilidad de fundar su propia bodega Atalaya, produciendo vinos de gran calidad.

Gran amante de su pueblo y de sus tradiciones, siempre intenta colaborar en cualquier acontecimiento que se celebre. Componente muy activo de la Junta Festera de Calles y promotor del Encuentro de Gachamigueros.

Dialogante, sereno, colaborador, luchador, afable, buen anfitrión… pero sobre todo gran amigo.

2 comentarios en “José Sáez Albertos

  1. No tengo mucho mas que decir, puesto que queda todo muy claro, igual que es para todo eso es para los suyos. El primero en lo que haga falta hay esta pepe.

Los comentarios están cerrados.