Paqui Sánchez Sánchez “Corazón”

Los vocablos de un idioma intentan definir el contexto en el que se desarrolla. Quizás sea yo, pero me faltan adjetivos para poder definirla. No sabría por cual empezar y estoy completamente seguro que se quedarían cortos e incompletos. Su vida es de esas cosas mágicas y silenciosas que transcurren y de las que solo te enteras cuando tienes la oportunidad de cruzarte en su camino.

Costurera de profesión encontró en su marido Emilio Zoroa (mecánico de máquinas de coser, que ya es casualidad…), alguien con quien compartir su vida y negocio. Madre de tres hijas y dos hijos, abuela de 10 nietos (por el momento…). Festera hasta la médula, pero no de esas que salen en los desfiles para que la vean, sino de las que trabajan en la sombra, de las que nunca dicen que no es posible, de las de “déjame ver lo que tengo por casa”, de las que sin ruido solucionan los problemas y de las que lo hacen de corazón sin esperar nada a cambio. Si tuviéramos que poner en fila las faldas de manchega que ha hecho para sus hijas y amigas creo que darían una o dos vueltas al mundo. Alma mater del grupo festero de la Calle Santa Lucía (su casa ha sido la sede no oficial durante muchísimos años), también lleva a sus espaldas algún que otro traje de estudiante. Se quejaba de que en casa de su madre siempre había mucho trasiego de gente, pero creo que la ha superado y ha transmitido a sus hijos e hijas esa familiaridad y ese corazón que seguramente va en algún gen que debería ser patrimonio de la Humanidad.

2 comentarios en “Paqui Sánchez Sánchez “Corazón”

Los comentarios están cerrados.