Archivos de la categoría Fernando González

Fernando, mi padre

Nació en Almansa en 1934, Fernando “El forjador”, así era conocido en “Los Boteros” su lugar de trabajo durante casi cuarenta y cinco años hasta su cierre como empresa. Ahí realizó diferentes trabajos que con ilusión ha contado a sus nietos. Uno de esos trabajos de forja fueron las letras y el escudo de nuestro pueblo, que podemos ver bajo el marcador del Pabellón Polideportivo Municipal de Almansa.

Posteriormente se incorporó a la empresa “Algueró Hermanos” donde cariñosamente lo llamaban “maestro”, ya que era el mayor de todos sus compañeros. Pasado los años llegó el momento de su jubilación…
…fue a partir de este momento cuando empezó a disfrutar de lo que más le gusta, pasar grandes ratos en su campo, al que bautizó con el nombre de su mujer “El Delirio”. Con la ayuda de sus hijos y algún que otro almuerzo mañanero, ha ido moldeando este lugar, en el que toda la familia hemos pasado y pasamos grandes ratos.
Con este último retrato doy por finalizado mi aportación a este proyecto. Sabiendo que en Almansa aún quedan muchas personas a las que me hubiese gustado fotografiar y dejar plasmado en éste foto-diario.

Andrés Sánchez Marín

Para muchos almanseños el nombre de Andrés Sánchez Marín está unido al rugir de una moto. Desde muy joven el motociclismo fue su pasión, siendo campeón de España en su cilindrada y participando en el Mundial de 125 cc. En la actualidad, es el Director del Circuito de velocidad de Albacete, puesto que ocupa desde principios de la década de los 90.

Fueron muchas las carreras en las que participó, pero de entre todas ellas hay una, en la que ha hecho un recorrido impecable: “la carrera de la vida”.

Trabajador incansable, ha sorteado todo tipo de obstáculos, curvas de difícil trazado, rectas interminables, empujones en la línea de salida…; su pericia y maestría le han llevado siempre a alcanzar las metas que él mismo se ha propuesto en diferentes momentos de su vida.

Han pasado casi 35 años desde que, sentados en una misma mesa de trabajo y mientras reparábamos relojes, me hacía participe de todos sus avatares en el mundo del motociclismo: sus preocupaciones por encontrar un patrocinador que le permitiera participar en el campeonato del mundo, sus divertidas anécdotas, sus viajes…

Su semblante aparentemente serio oculta a una persona entrañable, discreta, cariñosa y divertida; a un hombre responsable y comprometido; a un fiel amigo de sus amigos…

Andrés, en la carrera de tu vida, tu has sido el mejor piloto. ¡Enhorabuena campeón!

José Sáez Albertos

Los primeros recuerdos que tengo de él, traen a mi memoria la imagen de un señor siempre trajeado de carácter aparentemente serio y siempre muy ocupado en sus múltiples tareas profesionales.

Tuve la suerte de conocer a ese otro José Sáez, Pepe, como a los amigos nos gusta llamarlo, durante los preparativos de la celebración del 75 Aniversario de la Coronación de nuestra Patrona. Aquí mis recuerdos me llevan a lo alto de un andamio, donde un señor, ahora sin traje y mucho más sonriente y distendido, colaboraba en la preparación del altar de la Virgen, intentando vencer su miedo a las alturas. Y creo que ese es el único miedo que le conozco…

Emprendedor donde los haya, a lo largo de su vida ha estado al frente de múltiples trabajos, de entre ellos destacar su paso por la industria almanseña del calzado de la mano de Florencio, su padre, y de su hermano Paco, siendo unos de los pioneros en la exportación a Estados Unidos de zapato de caballero.

Durante estos últimos años su vida profesional se ha centrado en una de sus pasiones: el campo… trabajo que me atrevería a decir lo llena de gran satisfacción. El cuidado de sus tierras y de sus vides le dieron la posibilidad de fundar su propia bodega Atalaya, produciendo vinos de gran calidad.

Gran amante de su pueblo y de sus tradiciones, siempre intenta colaborar en cualquier acontecimiento que se celebre. Componente muy activo de la Junta Festera de Calles y promotor del Encuentro de Gachamigueros.

Dialogante, sereno, colaborador, luchador, afable, buen anfitrión… pero sobre todo gran amigo.

Luis Ruano

Compartimos desde hace casi 25 años un mismo espacio de trabajo, Galerías Rambla Centro. Cada mañana o cada tarde, según su turno, no nos falta un café acompañado de una breve tertulia y alguna que otra risa, y de nuevo vuelta cada uno a su tarea.
Persona trabajadora, habilidosa, ingeniosa y sobre todo servicial… Para los que tenemos el placer de conocerlo y compartir con él su trabajo podríamos decir que igual vale para un roto que para un descosido…, con la misma facilidad te pinta una pared que te monta un espectacular Belén navideño, lo cual dicho sea de paso lo hace con gran sensibilidad y maestría. Cada año un Belén diferente donde artesanalmente elaborada toda la infraestructura, para luego darle vida con esas figuras que minuciosamente coloca.
Pero esa no es su única afición… Ocupa el poco tiempo que le queda libre en pasear por el campo, especialmente por la zona de El Ralenco donde se crió… Es un amante y gran conocedor de todo lo que da la tierra; con él ir a coger caracoles o setas es éxito seguro.
Luis Ruano es todo eso y mucho más… pero sobre todo es amigo y compañero.

“Los Sonidos”

Para muchos hablar de música en Almansa en la década de los 70, es hablar de Martín Rodríguez, Diego Delicado, Raúl Pérez y Pepe Ruano, “el Relojero”. Juntos crearon el grupo “Los Sonidos”; con su música y su buen rollo recorrieron la provincia de Albacete y parte del Levante actuando en fiestas y verbenas populares, recordando éxitos de los años 60 y 70.

Aunque por motivos laborales y personales, su actividad musical como grupo cesó en la Nochevieja de 1975, su pasión por la música, y como no, su gran amistad siguen tan vivas como el día de su primera actuación.

Han retomado aquellas sesiones de ensayos en las que disfrutar de su amistad y de su música era siempre su principal objetivo.

Tal vez al “ayer” y al “hoy” de “Los Sonidos” habrá que sumarle un “mañana”, un mañana que quizás nos depare una grata sorpresa.

El escenario está a vuestra disposición, sólo nos falta vuestra música…

¡Qué dé comienzo el espectáculo!

¡Arriba el telón y mucha suerte!

BUENA MÚSICA + AMISTAD = “LOS SONIDOS” (Martín, Raulico, Delicado y Relojero)

¡Alfonso y el Machico!

Almanseño, 76 años, de carácter afable, fundador junto con otros festeros del grupo “La Estrella”, maestro gachamiguero, amante de su pueblo y de sus fiestas… Todo esto y mucho más define a la persona que hoy forma parte de nuestra particular colección de retratos: ALFONSO SÁEZ CALDERÓN.

Pero si hay algo por lo que todo el mundo lo conoce y por lo que será recordado en el futuro es por contribuir, junto con otros festeros de la época, a la recuperación de una de nuestras tradiciones más olvidadas: “El Machico de la Virgen”. Desde principios de los años ochenta, concretamente desde 1982, “el machico” acude fiel a su cita el día 5 de Mayo acompañado por algún festero y juntos rememoran esa ancestral tradición en la que el gremio de ganaderos ofrendaba un macho cabrío a nuestra Patrona para que fuera rifado en nuestra tradicional “Rifa de Corderos”.

Desde hace ya algunos años, los días previos a las fiestas, Alfonso cuida del “machico”, lo mima y lo engalana vistosamente, lo que antaño dio lugar a ese dicho tan almanseño que dice “Pareces el Machico de la Virgen”.

Con motivo de la recuperación de esa tradición tan almanseña Miguel Sánchez escribió en aquel año un pequeño poema del cual me gustaría citar algunos versos que recogen el retorno a nuestras fiestas de este particular personaje:

¡Con nostalgia y agrado

ya los mayores recuerdan

al “Machico “engalanado!

Es algo tadicional

desde tiempos legendarios

el obsequiar el ganadero

a nuestra Excelsa Patrona

con un “Macho” extraordinario…

…al baúl de los recuerdos

mandamos abandonado…

… Fiestas del ochenta y dos,

festeros iluminados,

del baúl de los recuerdos

al macho han recuperado…

…el pueblo joven recibe

al “machico de la virgen”,

al “machico legendario”…

Gracias Alfonso por mantener y hacernos partícipes de esta tradición tan legendaria, hombres como tu hacen que nuestro pasado siga vivo con el paso del tiempo.

Huerta

José Huerta Ruano

Nace el 25 de Enero de 1925 y como la mayoría de los niños de su época vive una infancia difícil. Con tan sólo 11 años se ve obligado a convivir con las vicisitudes de la guerra Civil Española y con los efectos que su postguerra conlleva.

Incansable trabajador de la construcción, profesión que aprendió con el que para él fue su maestro, “Lucero”. De los múltiples trabajos que ha realizado a lo largo de su vida recuerda con cariño la colocación de la veleta que todavía hoy luce en lo alto de la torre de la Iglesia de la Asunción, tarea que llevó a cabo sin apenas medios técnicos y de seguridad. También rescata entre sus memorias la construcción de la preciosa fachada de la Fábrica de caramelos de Alfredo Reig.

Hoy en día, y a sus 91 años, todavía sigue realizando pequeños trabajos simplemente por entretenerse y ocupar el mucho tiempo que todavía le queda por delante, pero eso sí, siempre bajo la atenta mirada de su fiel compañero “Iris”, un lobero irlandés.

Tiene la suerte de estar rodeado de una gran familia, que sin duda para él será su mejor trabajo. Con sus hijas, yernos y nietos convive diariamente haciéndoles disfrutar de su compañía, de su energía y vitalidad.

Cada mañana se levanta temprano, como ha hecho toda su vida, comparte con sus vecinos su primer café y alguna de sus interesantes conversaciones y de nuevo se pone manos a la obra…

Ladrillo a ladrillo ha construido su vida y sigue haciéndolo cada día… Esa última piedra todavía está por colocar.

Gracias maestro

¡La madre que me pario!

¡La madre que me parió! Delirio Milán Olaya

Nació en 1939 y como todos los niños de su época tuvo una infancia complicada. Perdió a su madre cuando sólo tenía 10 años y junto a sus 8 hermanos tuvieron que apañárselas para salir adelante. Trabajó en la industria del calzado hasta que se casó y desde ese momento dedicó su vida a su familia y a su casa.

Ha trabajado más de 50 años como “autónoma” en un trabajo que ha llenado su vida. Sigue fichando todos los días a la misma hora, cotizando y cumpliendo con sus obligaciones como el primer día, y lo más importante, se resiste a que le den la jubilación.

De profesión: Ama de casa, de las de toda la vida y además, esposa, madre y abuela.

Almanseños anónimos, Melchor, Gaspar y Baltasar.

Como marca la tradición, el día 6 de Enero tres mágicos personajes reparten ilusión por todos los hogares de nuestra ciudad.
Tres almanseños anónimos representan cada año a sus Majestades Reales: Melchor, Gaspar y Baltasar.
No necesitan mostrar su identidad, sólo es necesario que consigan hacer realidad los sueños de grandes y pequeños.
¿Quiénes son, pues, los Reyes Magos? Acaso importa…
Ellos simplemente son el retrato de lo que cada uno quiera ver: ilusión, magia, sueños, deseos…

0106_FernandoGonzález_LosReyesMagos_WEB