Archivos de la categoría Juan Sánchez

Autorretrato-Juan Sánchez Gutiérrez “Eppur si mouve”

“Y sin embargo se mueve”. Como si tratara de una canción de Jimmy Fontana el mundo gira. Galileo descubrió una fuerza que unía a todos los cuerpos, que los atraía entre sí, aunque muy a su pesar tuvo que abjurar de ella. Esa conexión invisible está presente no solo en la mecánica celeste, iré un poco más lejos con el permiso de las leyes físicas, esa conexión nos une como humanos, como comunidad, como concepto del espacio-tiempo compartido, está presente en la sinapsis de nuestras neuronas, se inmiscuye en nuestras células y nos inunda la sangre y los pulmones. Somos seres conectados, dependientes unos de otros, partícipes de la especie y de nuestra evolución como aldea global. A lo largo de este proyecto he intentado sacar a la luz los nodos de esa red, personas que forman esa estructura y le dan personalidad al proyecto común en pro del bien común general y del desarrollo personal.

Soy Juan, otro nodo de esa red, Profesor de vocación, Padre por devoción, Físico d formación y fotógrafo por afición. Aquí me tenéis. ¿Os conectáis?

Paqui Sánchez Sánchez “Corazón”

Los vocablos de un idioma intentan definir el contexto en el que se desarrolla. Quizás sea yo, pero me faltan adjetivos para poder definirla. No sabría por cual empezar y estoy completamente seguro que se quedarían cortos e incompletos. Su vida es de esas cosas mágicas y silenciosas que transcurren y de las que solo te enteras cuando tienes la oportunidad de cruzarte en su camino.

Costurera de profesión encontró en su marido Emilio Zoroa (mecánico de máquinas de coser, que ya es casualidad…), alguien con quien compartir su vida y negocio. Madre de tres hijas y dos hijos, abuela de 10 nietos (por el momento…). Festera hasta la médula, pero no de esas que salen en los desfiles para que la vean, sino de las que trabajan en la sombra, de las que nunca dicen que no es posible, de las de “déjame ver lo que tengo por casa”, de las que sin ruido solucionan los problemas y de las que lo hacen de corazón sin esperar nada a cambio. Si tuviéramos que poner en fila las faldas de manchega que ha hecho para sus hijas y amigas creo que darían una o dos vueltas al mundo. Alma mater del grupo festero de la Calle Santa Lucía (su casa ha sido la sede no oficial durante muchísimos años), también lleva a sus espaldas algún que otro traje de estudiante. Se quejaba de que en casa de su madre siempre había mucho trasiego de gente, pero creo que la ha superado y ha transmitido a sus hijos e hijas esa familiaridad y ese corazón que seguramente va en algún gen que debería ser patrimonio de la Humanidad.

Jorge Pérez Martínez “Persiguiendo un sueño”

Pasé mi adolescencia en su casa. Mientras su hermano y yo solucionábamos problemas de matemáticas y veíamos capítulos de la bola de drac, un niño se escapaba por la rendija del comedor cargado con su macuto camino de sus clases de ballet. Supongo que no es difícil perseguir un sueño, supongo que no fue fácil el comienzo.

Pasaron los años y todo el esfuerzo, constancia y apoyo de sus padres se vio recompensado terminando sus estudios en Madrid donde se graduó en el Conservatorio Profesional de Danza de Madrid. Pronto llegaron los viajes y con ellos la experiencia, trabajó en diversas compañías en España (Compañía de Juan Carlos Santamaría y Ballet de Carmen Roche), en Francia (Europa Danse), en Suiza (Ballet Nacional de Berna) y en Holanda (Introdans).

En su carrera profesional ha actuado en escenarios de todo el mundo y bailado ballets contemporáneos y neoclásicos de coreógrafos de renombre internacional, como Nacho Duato, Jiri Kylian, Mats Ek y Sidi Larbi Cherkaoui entre otros, combinando su carrera de bailarín con la de repetidor y profesor invitado en compañías y escuelas de todo el mundo.

Desde hace unos años comenzó su andanza en el mudo de la coreografía creando varias piezas para ISDS Hong Kong, Generale Oost e Introdans.

Su vida ahora es sueño y su nueva faceta de coreógrafo abrirá nuevos sueños en los escenarios. ¡Mucha suerte Jorge!

Manuel Olaya Muñoz “El Séptimo arte”

Director de cine en los pocos ratos que le dejan sus fogones como Chef de cocina que es, desde niño supo que el séptimo arte era su vocación. Algo que se ha cocido a fuego lento en las sesiones de tarde de los sábados donde el Séptimo de Caballería siempre llegaba a tiempo y en los comics donde el duelo al Sol resolvía todos los problemas.

Su primer mediometraje “La Espera” (2011-2013), ambientado en la Almansa de principios del siglo XVIII, cosechó muy buenas críticas y le abrió puertas en este complicado mundo. Hoy se embarca en su género, el Western. Con el cortometraje “Arizona 1878” ha tenido la oportunidad de dirigir a actores como Micky Molina o Álex Navarro (Águila Roja) y de rodar en paisajes tan sorprendentes como Teruel o la propia Almeria con otro elenco de actores que han participado en Juego de Tronos, Isabel, Mar de plástico o películas como “Exodus”. Ha colaborado con la película “Nubes Rojas” de Marino Dares y a día de hoy, se encuentra como Director y Coordinador de las actividades de Far West en Tabernas (Almería).

Dicen que las películas son pedazos de vida que se resuelven en unos 90 minutos. Desde aquí doy las gracias a Manuel por hacernos vivir otras vidas, otros mundos y otras historias. Soñar es gratis pero hacernos soñar no lo es, ¡cuesta insomnios!. Espero que todo vaya bien en el estreno del nuevo corto y en tu carrera.

Pedro Enrique López Ruiz, “El Bien común”

Nuestro planeta no tiene la capacidad de decidir quien cuida de él (o tal vez si…), pero si pudiera hacerlo, una de las personas que elegiría sería a Pedro.

Jardinero de vocación, su deber va más allá de la profesión. Desde su laguna recorrió unos pocos kilómetros para venir a Almansa y desde entonces mima y cuida de los parques y jardines de nuestra localidad, en los que nuestros hijos corren, en los que la UD Almansa juega, en los que nos relajamos, en donde los gritos de los niños en los columpios te hacen sentir que estás vivo, en el que buscamos un poco de paz en la ciudad, en donde el aire se recicla y se vuelve más ligero, donde esperamos a la sombra para meternos en la piscina, donde nuestro abuelos se sientan a ver pasar el tiempo en su merecido descanso, donde las notas de la Unión Musical se enredan con las hojas creando un místico universo de sensaciones…..

¿Qué es el bien común? Mucha gente piensa que son esos parques y jardines, pero el verdadero bien común es esa gente que se esfuerza en su trabajo y que mejora nuestra calidad de vida. A veces no nos paramos a pensar quien cuida de los árboles, pero su labor y la de tantos jardineros del ayuntamiento es fundamental. Ellos son el verdadero bien común de nuestra ciudad. ¡Enhorabuena Pedro! Sois el engranaje para hacer de este mundo un lugar mejor.

Andrés Gil Martínez “Vitorero”

Todavía recuerdo como una vez de camino a la Universidad en Valencia, alguien me reconoció del pueblo y al pasar por su lado me dijo: “¡Agua Virgen de Belén!”, a lo que yo contesté automáticamente “¡Agua!”. Jamás supe quien era, no lo conocía, pero los dos compartíamos una conexión. Nunca se me hubiera ocurrido decir una sola frase tan apropiada que nos identificara a ambos y nos hiciera sentir tan cercanos.

En los tiempos que corren no es fácil mantener las tradiciones y mucho menos si éstas pasan de padres a hijos. Andrés, buena gente donde las haya, apostó desde pequeño por mantenerla y por continuar la promesa que hace 309 años realizó su antepasado Antón Gil, molinero de profesión.

Cuenta la historia que aquel molinero recogió del campo de Batalla (Almansa, 25 de Abril de 1707) una gualdrapa, un morrión y una alabarda y , que con ellas, entró en la Iglesia de la Asunción dando vítores a la Virgen y anunciando, a todos aquellos que bajo el sagrado se resguardaban, la salvación de la población del saqueo y de su probable exterminio. A partir de aquel día prometió salir acompañando a la Virgen de Belén cada vez que saliera de la Iglesia y que así lo harían sus descendientes. Así se ha producido de manera ininterrumpida durante todo este tiempo. Andrés Gil, al fin y al cabo es historia viva y raíz de lo que somos como sociedad.

Hoy, en la romería, volveremos a escuchar sus vítores ¡¡¡Vítor a la Virgen de Belén!!! ¡¡¡Y al niñico también!!! ¡¡¡Agua Virgen de Belén!!!

Mateo – Energía Positiva

Mateo Torres Megías. Almansa 1976.

Una de las leyes físicas más importantes dice que la Energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma. Pero toda ley tiene su excepción y ésta es Mateo.

Fuente de energía positiva y renovable que mueve y hace moverse a todos los que están a su alrededor junto a su mujer Marta y sus tres hijos (Mateo, Cayetana y Aitor). Dinamizador por naturaleza y marcado por el optimismo en lo más profundo de su ADN intenta crear un mundo mejor cada día que pasa. Ligado al deporte tanto en su afición como en su profesión, que realiza como maestro de Educación Física en el Colegio Episcopal. Perteneció a la U.D. Almansa durante varias temporadas marcadas por el ascenso a 3º División. Hoy en día basa su faceta deportiva como entrenador y “algo más” porque no solo enseña a jugar al fútbol sino a que sus alumnos sean mejores personas, tarea que realiza en las escuelas y en el Campus de Fútbol Almansa del cual es director.

Tengo el placer de conocerlo desde hace mucho, pero que mucho tiempo y cada día me asombro más de él. ¡Gracias!

Emi. La Magía de la Música

EMILIA FITO PARRA.

Almansa 1981. Educadora de Corazón y Músico desde la infancia, ejerce su profesión en la Escuela Infantil Municipal “Las Huertas” en la que ha puesto en marcha el taller de “Chiquirritmo”, con el que pretende introducir la música a edades muy tempranas. Me pregunto qué sensaciones tendrá un niño de 6 meses que escucha música por primera vez en directo y en exclusiva para él. La conjunción de las notas y colores en la mente del niño desata un mundo mágico en el que todo y todos son posibles, donde las hadas existen y la fantasía tiene lugar. Gracias por posibilitar el aprendizaje con nuestros hijos y sobre todo gracias por hacernos soñar.

¡¡¡ Mil gracias Emi !!!

Celia Sáez Sáez, 1928. Almansa. “Una vida dedicada a los demás”

Voluntaria y activa por naturaleza, ha pasado casi toda su vida ayudando a los demás desde diferentes ámbitos. No es sólo por los 56 años al frente de la ONG Manos Unidas o por sus años de voluntaria en Asprona poniendo en marcha talleres como el de costura (novedad en aquel momento y que mantenía activos y valorados a sus alumnos), ni siquiera es por las visitas a personas mayores que realizaba junto a su marido Carlos para charlar o por los procesos de alfabetización que realizaba con aquellos que no sabían leer o escribir, es tan sólo porque con almanseñas así es con quien uno merece compartir esta sociedad. ¡¡¡Gracias Celia!!!